viernes, 20 de junio de 2014

Remate de la Estampilla más cara del mundo (otra vez)

Hace 4 años comentábamos el remate de la estampilla sueca "3sk amarillo" de 1855 como la más cara del mundo. Esta semana perdió dicho título, ya que fue rematado el 1c magenta de la Guyana Británica, emitido en 1856, por un valor mucho mayor.
La serie de tres valores fue emitida en 1856. La llegada de estampillas desde Inglaterra se demoraba así que las autoridades postales decidieron imprimir los valores de 1c, 4c y 4c en una imprenta local. Al no estar conformes con el resultado de la impresión, decidieron que los empleados postales firmaran todas las estampillas vendidas, para evitar las falsificaciones. Los catálogos filatélicos de la época registraron los valores de 4c pero nunca se difundió el valor de 1c (se usaba para la correspondencia local) y fue rápidamente olvidado)  

1c magenta de 1856: esquinas recortadas, y apenas visible. Aún así, la estampilla más cara del mundo.



De los otros dos valores de la serie se conservan muchos más ejemplares y en mejor estado. Su valor es de "apenas" 50.000 dólares para un ejemplar en óptimas condiciones.

 En 1873 fue descubierta por un estudiante de 12 años entre las cartas de su tío. No encontró la estampilla en el catálogo, así que la vendió a un comerciante local. En 1880 fue comprada por el coleccionista Philip von Ferrary por 750 dólares estadounidenses. La colección de Ferrary estaba en París al estallar la Primera Guerra Mundial y en 1918 fue confiscada por Francia como reparación de guerra. Fue comprada en 1922 por el millonario Arthur Hind, quien pagó 36.000 dólares por ella, superando las ofertas de los reyes Jorge V de Inglaterra y Alfonso XIII de España.
La estampilla cambió de manos varias veces hasta que en 1980 fue comprada por John Du Pont, tambien norteamericano quien pagó 935.000 dólares por ella.  Du Pont falleció en prisión en 2010 (había sido condenado por homicidio en 1997). Tras una batalla legal entre los herederos de Du Pont, la estampilla fue finalmente rematada esta semana, por un valor total de 9.480.000 dólares, siendo el mayor valor jamás pagado por un objeto filatélico. Aunque por debajo de las estimaciones previas, que esperaban un valor entre 10 y 20 millones.


 Fotografías tomadas durante la subasta de esta semana, por un miembro del foro australiano de filatelia, que estuvo presente en la sala. Más en  http://www.stampboards.com/viewtopic.php?f=1&t=52624 La estampilla se encuentra en muy mal estado y es prácticamente ilegible.

Desde 1980 a 2014, la estampilla se valorizó a una tasa de 7% anual, tampoco es una renta tan desmedida.

Como curiosidad final, esta estampilla es la única que falta en la Colección de Colonias Británicas de la Familia Real de Inglaterra.