viernes, 22 de agosto de 2008

Dentados de seguridad

Desde el año 2000, algunas emisiones del Correo Argentino poseen lo que se llama un dentado de seguridad. Este consiste en una muesca en forma de cruz a ambos lados de la estampilla, ocupando el tamaño de tres dientes del mismo. Esta cruz simboliza la Cruz del Sur.


El objetivo de esta perforación es hacer más complicada la falsificación del sello, ya que para copiarla es preciso tener un punzón con la misma forma, y no uno simplemente redondo como en una perforación común.
Las perforaciones de seguridad siempre aparecieron en estampillas de 25x35 mm., sobre el lado largo de las mismas, con el centro de las mismas a 6 mm. del extremo más cercano. Las emisiones que utilizaron este dentado fueron la serie ordinaria de Culturas Indígenas (2000 – 2008) , la emisión del Censo Nacional 2001, la serie de Clientes Medios (2002/3) y la serie de Unidad Postal (2002 – 2005). En todas ellas el dentado regular es 13 ¾.
Una particularidad de este dentado es que en los sellos verticales siempre aparece arriba, y en los horizontales siempre en el extremo derecho del sello. Excepto en la serie de Clientes Medios, donde la perforación de seguridad puede aparecer arriba o abajo.


Desconozco si esta ubicación en diferentes posiciones es intencional o es un error, así como si está presente en las otras emisiones.
Muchos países utilizan estos dentados de seguridad en sus emisiones. Aquí hay algunos ejemplos de China, Hong Kong y Suecia.


3 comentarios:

Mery dijo...

¿Tanto las falsifican que se dedican a hacerles dentados especiales? ¿No les sale más barato comprarlas que falsificarlas?

Pablo Echevarría dijo...

Es que son estampillas muy comunes, de las que se imprimen millones (como las de culturas indígenas y las de Unidad Postal) Nadie las mira dos veces entonces pasan más fácilmente por el correo.
Justamente ahora, Brasil está teniendo problemas con un montón de falsificaciones de esta
estampilla, que sirve para franquear una carta simple. Sólo vale un real, pero como se imprimieron 45 millones, detectar las falsas rápidamente puede ser bastante complicado.
En estos casos, no son falsificaciones para estafar a los coleccionistas, sino al correo.

Apalabrada dijo...

Estoy aprendiendo pablo, muy bien.