jueves, 6 de noviembre de 2014

México 2014 - 80 Años del Palacio de Bellas Artes

Nombre: 80 aniversario del Palacio de Bellas Artes
Precio:  $13.50 Pesos     $0.99 USD
Fecha de Emisión: 29/09/2014
Papel: Couché blanco mate, una cara engomado de 110 gms./m2
Diseñador: Vivek Luis Martínez Avín
Temática: Educación, Instituciones



Descripción: 80 Aniversario de Palacio de Bellas Artes La historia del Palacio de Bellas Artes se remonta al antiguo Teatro Nacional inaugurado en 1844 por Antonio López de Santa Anna que fue considerado el teatro más importante de la ciudad de México durante la segunda mitad del siglo XIX. Al iniciar el siglo XX el gobierno porfirista intentó remodelarlo pero al poco tiempo se hizo público que las reparaciones eran muy costosas, por lo que se decidió construir un nuevo inmueble, cuya ubicación estaría en el predio donde años antes se encontraba el Convento de Santa Isabel, a un costado de la Alameda. Se encargó el proyecto al arquitecto italiano Adamo Boari y, en 1904, se iniciaron los trabajos para la construcción del nuevo teatro que se pensaba sería inaugurado como parte de los festejos del centenario de la independencia de México. Sin embargo, debido a los hundimientos del inmueble provocados por el tipo de suelo donde se levantó, se originaron problemas técnicos, lo que demoró la edificación. Parte de las joyas artísticas que guarda el Palacio fueron creadas entre finales de la primera y mediados de la segunda décadas del siglo XX: Destaca la cortina metálica decorativa del escenario, cuya elaboración se encargó a la Casa Tiffany. Su diseño fue de Harry Stoner y cumple con el doble propósito de proteger a los espectadores en caso de un incendio y de servir como elemento decorativo. Del escultor Geza Marotti es el plafón de la sala de espectáculos, que contiene al centro la imagen de Apolo rodeado por las nueve musas y el mosaico mural localizado sobre el arco del proscenio que lleva por nombre ""El arte teatral a través de las edades"", así como el remate de la cúpula principal. Como consecuencia de la Revolución Mexicana la situación económica del país se vio seriamente afectada, lo que también ocasionó retrasos en la obra y, para 1916, Adamo Boari decidió regresar a Europa dejando el recinto inconcluso. En los años subsecuentes se realizaron trabajos de limpieza y mantenimiento, pero el avance para lograr su conclusión no fue significativo. En 1930 se contrató al arquitecto mexicano Federico Mariscal para dar fin al proyecto de Boari, al cual se le hicieron algunas modificaciones. De manera que son dos las corrientes estilísticas que pueden ser apreciadas en el Palacio: la ecléctica con tendencia art nou-veau utilizada por Boari en las fachadas y el art decó, identificado por sus formas geométricas, usado por Mariscal para decorar gran parte del interior del recinto. Finalmente, el 29 de septiembre de 1934 se inauguró el Palacio de Bellas Artes. Así, tras 30 años de iniciada la construcción del edificio cuyo destino iba a ser el nuevo Teatro Nacional, fue transformado como el Palacio de Bellas Artes, un espacio donde confluyen todas las artes, en el que se realiza un amplio programa de actividades como conciertos, exposiciones, conferencias y que desde su inauguración se convirtió en el máximo recinto cultural de México. En el interior del Palacio se encuentra la exposición permanente de la colección de murales compuesta por las obras de Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo, Jorge González Camarena, Roberto Montenegro y Manuel Rodríguez Lozano. En 1987 el Palacio de Bellas Artes fue declarado Monumento Artístico por el Instituto Nacional de Bellas Artes, siendo, además, uno de los edificios más suntuosos del Centro Histórico de la ciudad de México. En el marco del 80 Aniversario del Palacio de Bellas Artes, el Servicio Postal Mexicano, Correos de México, emite una estampilla conmemorativa que presenta el detalle de la cúpula del edificio y del grupo central de las esculturas: La Armonía, la Inspiración y la Música, elementos que integran una sinfonía y que se ubican en la fachada principal del majestuoso edificio; esta emisión se suma a las estampillas emitidas para conmemorar el 50,60 y 70 aniversario del Palacio de Bellas Artes y que en conjunto forman una serie de estampillas de este emblemático edificio.